martes, 2 de marzo de 2010

Así es mi país Panamá; Martes Financiero - Realidad de una Reforma Fiscal

MELISSA NOVOA
mnovoa@prensa.com

MEDIDA. Tanto los que ganan más, como los que tienen ingresos menores pagarán el nuevo ITBMS.Roy Hernández

En mayor o menor medida toda la población se verá impactada con el incremento del impuesto de transferencia de bienes corporales muebles y la prestación de servicios (ITBMS) de 5% a 7%.

Mientras el gobierno habla de que este aumento no hay que verlo solo, sino acompañado del hecho de que se va a dar una rebaja sustancial en el impuesto sobre la renta, expertos en tributos y representantes de algunos sectores económicos aseguran que en resumidas cuentas todos quedarán pagando ese incremento del 2%.

Rafael Rivera, gerente senior de KPMG, opina que lo poco que pueden gastar los sectores de menos ingresos se verá afectado, porque el impuesto será mayor.

“Básicamente tendrá reducido su poder de compra en ese 2%”, sostiene.

Y reitera que el ITBMS es un impuesto que pagan tanto los que más ganan como los que tienen menos ingresos.

“Si bien los alimentos, el transporte etc. no cobran ITBMS, lo cierto es que las personas también compran artículos personales que sí lo llevan, y en esa parte de sus compras obviamente se verán impactados con el aumento”, señala.

El gobierno defiende su propuesta e indica que lo principal de la reforma es que se va a mitigar con creces cualquier alza, porque las personas tendrán en su bolsillo más dinero disponible para pagar ese incremento en el ITBMS.

La propuesta plantea reducir el impuesto sobre la renta para personas naturales. 15% para las personas que tienen ingresos entre 11 mil dólares y 50 mil dólares anuales y 25% para los que tengan ingresos mayores a 50 mil dólares al año.

El ministro de Economía y Finanzas, Alberto Vallarino, indica que con esta medida se sumarán 18 mil personas al grupo de los que no pagan  impuesto sobre la renta (ISR), y más de 90 mil personas recibirán una rebaja en su ISR.

Para él,  la reforma se resume en que los excedentes de la recaudación de impuestos a empresas y sectores que hoy tributan muy poco —y que luego de aprobada pagarán más—, se utilizarán para cubrir programas de beneficios social del gobierno como el de “100 a los 70” y el de las becas universales.

Aunque insiste en que la gran noticia es para los asalariados de este país, que a partir del primero de julio van a recibir más dinero en sus cheques.

La realidad del ITBMS

Los alimentos, los productos agropecuarios, los servicios médicos, la educación, el transporte y el combustible seguirán exentos del ITBMS.

Pero los que sí  se incluirán en el pago de este impuesto serán los lubricantes, la telefonía residencial, los restaurantes que no vendan bebidas alcohólicas, los equipos de laboratorio, los materiales impresos, los boletos aéreos, el hospedaje. El Consejo de Gabinete decidió excluir a las sodas y bebidas que habían sido incluidas inicialmente.

En el caso de los restaurantes,  el ministro Vallarino explica que lo que se está haciendo con esta medida es equipararlos, porque se estaba favoreciendo a las franquicias internacionales. Es decir que en las cadenas de comida rápida también se pagará 7% de ITBMS.

“Esta reforma no tiene amigos poderosos”, asegura.

Pero con esta medida también estarán involucradas las fondas o restaurantes que no vendan bebidas alcohólicas y que facturan más de 36 mil dólares.

“Para aquellas fondas o restaurantes que facturan ingresos hasta 36 mil dólares anuales se mantiene la exclusión del pago del ITBMS”, aclara.

Por su parte, el representante de KPMG, Rafael Rivera, expresa que en la telefonía móvil, por ejemplo, se va a incluir ahora el servicio de telefonía celular prepago. Si antes una persona que adquiría una tarjeta para celular pagaba 5% en ITBMS, ahora va a pagar 7% en ITBMS y además 5% de impuesto al consumo.

También, Rivera asevera que al aumentarse a 10% el impuesto de consumo en la compra de joyas y armas de fuego al final los compradores de estos artículos terminarán pagando 7% en ITBMS y 10% en impuesto al consumo.

Según el asesor tributario, Osvaldo Lau, el efecto de esta medida dependerá del consumo propio del público en general de  los productos afectados con este impuesto.

“Un ejemplo claro de lo anterior es que el efecto será menor para quien compre un auto económico que para quien compre un auto de lujo”, señala, y agrega que si el 20% de los productos que consume una familia de ingresos mensuales de mil dólares son gravados con el ITBMS,

estará expuesta a pagar 4 dólares mensuales adicionales, o 5 dólares si se aplica el efecto cascada.

Rivera lo explica de otra manera. “Si tenía 100 dólares y tenía que pagar un impuesto de transferencia de bienes corporales muebles y la prestación de servicios de 5%, es decir 5 dólares, ahora tiene que pagar 7% o sea 7 dólares”.

El representante de KPMG subraya que el grueso de la recaudación por este impuesto se dará en los consumos grandes que se hacen, es decir en la

compra de bienes costosos como automóviles, muebles “porque a mayor valor tiene el bien, más es el impuesto que se va a recaudar”.

Pero para todo estos incrementos el ministro Vallarino tiene una solución.

“El consumo es optativo, es algo que uno puede evitar o reducir si se siente afectado en un momento dado. Con ese dinero disponible la clase trabajadora podrá decidir si lo invierte, lo ahorra o lo sigue gastando”, dice.

Para el titular del Ministerio de Economía y Finanzas, la belleza del impuesto al consumo es que la persona lo puede administrar como consumidor.

“Lo que no es bonito es  el ISR, ya que entre más ganas y más trabajas te cobran más. Entonces privilegiar a las personas que trabajan con impuestos sobre la renta más bajos es la forma moderna de incentivar el trabajo y la producción”, reitera.

Además, Vallarino sostiene que Panamá es el país que tiene el ITBMS con más excepciones en comparación con las otras naciones de Latinoamérica.

Vallarino lo compara con Guatemala, uno de los países que menos paga en ITBMS en toda la región con 12%, y con América Latina que paga en promedio un impuesto de valor agregado (IVA) o ITBMS  de 16%. (Ver cuadro: Comparación de impuestos sobre el valor agregado).

¿Tributos o más deuda?

El presidente de la Cámara Panameña de la Construcción (Capac), Jaime Jované, opina que hay dos vías para tener el país que todos quieren: tributos o deuda.

Él entiende que estos dos aspectos causan molestia, pero son necesarios para poder hacer inversiones fuertes que desencadenen en un mejor país.

“Si nosotros tenemos una visión de país para el 2014 o para el 2020, y queremos un Panamá con un sistema de transporte de primer mundo, con un suministro de servicios de buena calidad, un sistema educativo de primer orden y un sistema de salud igual para todos, necesitamos recursos para hacer esto”, plantea Jované, y reitera que desde su punto de vista es mejor conseguir los recursos para lograr estos objetivos a través de los impuestos y no del endeudamiento nacional.

El especialista en tributos, Osvaldo Lau, concuerda con lo que dice Jované al señalar que todos quieren disfrutar de un paraíso donde exista mayor seguridad, mayor y mejores obras de infraestructura, una mejor calidad de vida, pero lo quieren gratis.

“Los países más desarrollados lograron ese nivel cuando sus ciudadanos aceptaron que el Estado son todos, y que todos deben aportar su cuota en la medida de sus recursos. Por mínimos que estos sean”, indica Lau.

Pero el cobro de más impuestos a través de las diferentes administraciones gubernamentales ¿ha dado resultados?

Jované piensa que sí. “El Panamá que tenemos hoy en 2010 es totalmente diferente al de 1998”. Aunque reconoce que hay muchas cosas por resolver, dice que lo que los panameños tienen que hacer es velar porque esos impuestos cumplan los objetivos y se apliquen para lo que fueron creados.

Posted via web from El Blog de Pixin

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada